Primer vicio: Comunicar por comunicar

En nuestra experiencia, nos hemos encontrado con diversas marcas y empresas que creen que comunicar absolutamente todo y sin un orden, es la mejor manera de mantener a las audiencias cautivas. Sin embargo, esto está alejado de la realidad.

En primera instancia, recordemos que todas las marcas tienen tres tipos de audiencias: a) consumidores o clientes fijos; b) consumidores o clientes potenciales y; c) empleados y socios; a cada uno se le debe brindar un mensaje específico, claro y directo.

Por ejemplo, el cambio en la plantilla directiva es de mayor interés para los socios y empleados, mientras que lanzamientos de nuevos productos o actualizaciones interesa mayormente a los consumidores y clientes, tanto fijos como potenciales. En ambos casos, se requiere de estrategias diferentes; la primera se enfoca en lo que llamamos comunicación interna que se soluciona con notificar vía correo electrónico, comunicados impresos, videos y demás herramientas comunicativas a todos los empleados sobre los cambios; la segunda se enfoca en comunicación externa, que se resuelve con la inversión en un evento o conferencia de prensa, brindando gran relevancia para el público externo.

Por otro lado, es normal que cada empresa se vislumbre como la mejor en su ramo, sin embargo, se debe hacer un análisis autocrítico de ventajas y desventajas, lo que ayudará a mejorar la comunicación; este autoanálisis ayuda a definir claramente los mensajes, las audiencias y los alcances de cada mensaje.

Aunque lo anterior parece una obviedad, no lo es. Muchas empresas no se detienen en hacer lo descrito y brindan el mensaje a todos por igual, afectando la imagen de la marca y así, abriendo la posibilidad de generar crisis o bien, generar un incipiente impacto. Si lo que deseamos es mejorar la reputación de nuestra marca, tengamos en cuenta estos consejos que ayudarán a mejorar ampliamente la imagen positiva de nuestra marca.

¿Qué tanto es ´tantito´ al usar redes sociales para contactar periodistas?

Jueves. Ocho de la noche. Un periodista recibe un mensaje de whatsapp de una ejecutiva de una agencia de relaciones públicas (RR.PP.), preguntándole si asistirá a un evento de su cliente. El periodista, molesto, deja el teléfono a un lado sin responder el mensaje y preguntándose si debería bloquear a ese tipo de contactos, o tener un segundo teléfono exclusivamente para tratar asuntos de trabajo.

En otro escenario, un publirrelacionista aprovecha el contacto que tiene de un periodista en Facebook para preguntarle si publicó la información que le envió. De entrada, este contacto podría no parecer invasivo. Es decir, si el ejecutivo de RR.PP. está conectado al periodista en alguna red social es porque se conocen o han tenido algún tipo de interacción anterior, por lo que hay una relación implícita, ¿no?

Si bien es cierto, e incluso conveniente, que se genere una relación cordial o hasta de amistad entre los representantes de los medios y las agencias, ello no implica que se utilicen las redes sociales o medios de contacto personal con fines específicos de trabajo, sobre todo cuando se usan fuera del horario laboral.

Esto no quiere decir que las agencias de RR.PP. no puedan echar mano de los contactos que tienen en redes sociales; de hecho, con tanta rotación laboral, mantener el contacto en alguna red social permite seguir la trayectoria de los periodistas y actualizar la información siempre que sea necesario. Pero aun cuando exista una relación amistosa entre el periodista y el publirrelacionista, en aras de una relación de trabajo exitosa y productiva, hay ciertos límites que se deben observar en el contexto laboral.

  1. Whatsapp. Es una alternativa a las llamadas telefónicas tradicionales. Si se tiene el número celular del periodista es válido enviar mensajes, considerando que el periodista decidirá si responde el mensaje en el momento o no. Sin embargo, no debe usarse para enviar mensajes fuera del horario laboral común: es decir, no escribir nada antes de las 8 am ni después de las 7 pm, y definitivamente nunca enviar mensajes en sábado o domingo.
    Excepciones a esta regla incluyen ejemplos específicos, como cuando el periodista debe acudir a un viaje de trabajo en fin de semana, o si el mismo periodista solicita al ejecutivo de RR.PP. que le envíe información con carácter urgente antes de su cierre.
    Cualquier consulta sobre asistencia a eventos, publicación de materiales o solicitud de entrevistas debe realizarse dentro del horario laboral.
    Más aún: los mensajes de whatsapp, al igual que las llamadas telefónicas, deberían ser un seguimiento a información ya enviada por correo electrónico.
  2. LinkedIn. Esta es una red social con fines laborales, por lo que puede utilizarse para contactar a un periodista con la intención de hacerle llegar información de un cliente. Sin embargo, no todos los usuarios de esta red la aprovechan al 100%, por lo que se sugiere que el contacto por esta red social se use para solicitar alguna dirección de correo electrónico a la cual enviar la información. Esto también es recomendable en el caso de querer enviar archivos adjuntos o documentos pesados.
    Sin embargo, un uso práctico que debería impulsarse es el de invitar a los periodistas a seguir la página de la agencia o de la empresa de nuestro cliente, o incluso participar en un grupo –si es que existe– creado por la agencia o por la empresa de nuestro(s) cliente(s).
  3. Twitter. Si bien esta red consiste en la difusión breve y veloz de pensamientos, ideas o enlaces a contenidos, es posible interactuar respondiendo los tuits o incluso enviando mensajes directos.
    Casi todos los perfiles de los periodistas son abiertos, por lo que cualquiera puede seguirlos e interactuar con ellos. Sin embargo, se recomienda no enviarles solicitud de entrevistas en respuesta abierta a los tuits. Consideren siempre el enviar mensajes directos y, siempre que sea necesario, replicar esa información en un correo electrónico donde se pueden agregar archivos adjuntos.
    También se recomienda enviar tuits directos a cada periodista, evitando, en la medida de lo posible, enviar un enlace de información en un tuit donde se mencione a más de dos o tres periodistas. Recordemos que los medios compiten por la información y pueden sentirse ofendidos de ser incluidos en el mismo mensaje que se le envió a su competidor. O tal vez, simplemente, no se llevan bien con otro de los tuiteros mencionados. Eso podría perjudicar la difusión que esperamos obtener.
  4. Facebook. El alcance de esta red social se ha extendido más allá del simple contacto personal. Hoy existen cientos de grupos y páginas corporativas en Facebook, a las que los periodistas buscan acceder cuando dan seguimiento a la información de una fuente en particular.
    Sin embargo, el origen y el uso principal de esta red es con fines personales, no de trabajo. Si bien algunos periodistas aprovechan para difundir información entre sus contactos, o incluso se han creado dos perfiles distintos, para gestionar los contactos de trabajo de manera separada, la mayoría de los usuarios vuelca sus pensamientos y fotografías personales en esta red.
    Si como publirrelacionistas tenemos acceso a ser parte de los contactos de un periodista en Facebook, es recomendable verificar qué tipo de perfil está manejando para conocer si es un perfil para contactos de trabajo o amigos y familiares. En caso de ser un perfil abierto a todo tipo de relaciones, en verdad se aconseja respetar las opiniones vertidas por el periodista en su perfil, no involucrarse en discusiones con él/ella ni con sus contactos, y evitar comentar fotos de sus vacaciones o reuniones familiares. La excepción específica a esta regla es que exista una relación de amistad más fuerte que la relación de trabajo entre el periodista y el publirrelacionista.
    Para fines de trabajo, se aconseja enviar mensajes directos al periodista, no colocar información de nuestro cliente en su muro. Nuevamente, se insiste en la importancia de solicitarles su correo electrónico actualizado para enviarles la información por esa vía.
    Invitarlos a seguir la página o grupo de nuestra empresa o cliente también es una acción recomendable.
  5. Instagram, Pinterest, Vine… Estas redes suelen usarse para fines definitivamente personales. Son muy gráficas, visuales y generalmente se usan para expresar opiniones o sentimientos en forma de imágenes o videos.
    Para fines laborales, si nuestra agencia o nuestro cliente utilizan estas redes con fines comerciales, se puede invitar al periodista a seguir nuestra(s) cuenta(s).
    Eviten comportamientos que pudieran considerarse acoso, como darle “like” a todas las publicaciones del periodista.
  6. Skype. Al igual que Whatsapp, esta es una herramienta de comunicación por lo que puede aprovecharse para contactar al periodista.
    Para fines de trabajo, Skype permite llevar a cabo conferencias telefónicas o vía internet, y compartir pantallas para ver presentaciones, por lo que es muy útil para calendarizar llamadas con clientes, en el caso de periodistas que acceden a tomar una entrevista pero no pueden asistir a la oficina del cliente, o en caso que nuestro cliente se encuentre fuera de la ciudad o país.
    De la misma forma que con Whatsapp o las llamadas telefónicas, Skype no debería usarse como medio de contacto fuera del horario laboral o en fines de semana, a menos que el mismo periodista acceda a ello (o mejor aún, lo solicite).

 

En resumen: las redes sociales ayudan a crear un vínculo entre el periodista y el publirrelacionista; un vínculo que ayudará, ciertamente, a la difusión de la información que le enviemos. Sin embargo, no debe abusarse de los privilegios de la relación y deben respetarse los horarios de descanso, así como la privacidad del periodista.

Storytelling: construyendo puentes narrativos entre la empresa y sus clientes

En el mundo actual, la información por sí sola ya no significa poder. Los medios ya no son más el cuarto poder solo por el hecho de difundir informaciones, pues los usuarios de equipos de cómputo pueden divulgar su información y compartir sus conocimientos a través de blogs, imágenes y videos. Gracias a internet, los medios de comunicación tienen la posibilidad de llevar contenido a sus audiencias a través de diversos formatos, pero no sólo ellos publican información.

La información está al alcance de todos. Y puede ser producida y difundida por casi cualquier persona. ¿Dónde radica el valor de un contenido, cuando compite contra miles de contenidos similares? ¿Y cómo puede una organización generar contenido relevante para sus usuarios o consumidores?

El secreto está en la conexión. Pero no hablamos de la capacidad de conectarse digitalmente, sino de una conexión emocional entre los clientes y la marca. Esa conexión que se genera cuando el consumidor le da cierto valor al producto o servicio que consume y lo prefiere por sobre otros. Una conexión que se logra no solamente con argumentos convincentes para la lógica, sino con elementos que provocan reacciones sensoriales positivas.

¿Cómo lograr esa conexión? Un camino probado es a través de las historias. Si bien la narrativa tiene raíces milenarias, desde los juglares que contaban historias de manera oral, lo cierto es que hoy se ha convertido en un aliado para las empresas que buscan la empatía de su público. En la era digital, los consumidores no solamente compran productos o servicios, sino que compran el producto que los hace sentir algo, con el que se sienten identificados.

Aquí es donde el concepto de storytelling entra en juego. El storytelling o la narración de historias es el arte de contar la historia de una empresa. ¿De qué puede hablar una organización? Pues de los logros obtenidos, las dificultades que tuvo que superar, la forma en que se relacionan con sus clientes. Es una técnica diseñada para inspirar a los receptores a vincularse con la marca.

¿Por qué tiene tanto éxito actualmente? No es de sorprender que en medio de un océano de contenidos escritos y multimedia, muchos de los cuales son impersonales, las audiencias esperen recibir un mensaje que les dé un sentido de identidad, que sientan personal, que los haga reaccionar, que los motive a comprar las ideas, los valores, los servicios o productos que ofrecen las empresas.

La clave radica en contar historias que los receptores quieran leer, escuchar o visualizar. Historias con las que se identifiquen. Historias que influyan, que generen emociones, que levanten discusiones, que inciten a moverse. Porque cuando una empresa cuenta su historia, está hablando de sus valores, de sus tropiezos, de lo que la mueve. Cuando una empresa cuenta sus historias, se vuelve tangible, asequible… deseable.

Beneficios del storytelling para las empresas

Algunas de las ventajas de contar historias tienen que ver con mera técnica educativa: son fáciles de narrar, de entender y de recordar. Al recordarse fácilmente, es más sencillo transmitirlas, por lo que se consigue una mayor propagación pues las historias se comparten rápidamente entre los individuos receptores.

Desde el punto de vista psicológico, la narrativa de historias genera una conexión porque a la gente le gusta escuchar, leer o ver historias; una narración eficiente apela al lado emocional de la audiencia.

Desde una perspectiva lógica, las historias brindan contexto a la información; no son solo datos duros, sino una interpretación del sentido de los datos y de cómo se entrelazan. Y, si hay congruencia en la narrativa, se podrá generar también un vínculo de confianza con los clientes o consumidores.

¿Qué elementos debería contener un buen artículo de storytelling? En el caso de las marcas, puede hablarse de aquello que originó la idea o proyecto, de las adversidades que se tuvieron que sortear, de cómo salieron a flote en tiempos de crisis, de los detalles del proceso de fabricación que los diferencia de sus competidores y de cómo construyen la relación con sus clientes.

En la narrativa es importante resaltar componentes clave que generen emociones, que aporten un mensaje positivo y que enganchen al público, que lo hagan percibir que la empresa conoce sus necesidades y lo lleven a comprometerse con la marca por encima de las de la competencia.

Algunos consejos

Dicho lo anterior, no olvidemos que contar historias en un arte que no cualquiera domina. Vale la pena recurrir a la pluma de expertos o a la capacidad creativa de creadores audiovisuales para narrar las historias que se quieren contar.

Tomen en cuenta también los siguientes consejos al momento de diseñar su estrategia de storytelling empresarial:

– Creen personajes con identidad. Una figura con rostro y nombre muestra que hay gente detrás de la marca.

Sigan una línea narrativa. Las historias deben incluir un inicio, un nudo y un desenlace. Si se trata de una narrativa visual, las imágenes o video deben manejar una trama una trama, con personajes, un tema principal y, si aplica, una moraleja o conclusión.

– Motiven la curiosidad con revelaciones personales. O bueno, empresariales. Difundir detalles sobre la marca o servicio ayuda a incrementar el interés en la historia.

Enfóquense en generar emociones específicas. Felicidad, miedo, tristeza, optimismo… Las emociones llevan a las personas a realizar una acción (compartir el contenido, visitar un sitio web, etc.)

Utilicen diferentes formatos. Video, música, imágenes o texto. Descubran qué les gusta a sus clientes, qué medios consumen o qué redes sociales prefieren y cuenten su historia en un formato compatible para las preferencias de sus audiencias.

Interactúen con su audiencia. Una vez emitido el mensaje, manténgase al tanto de las reacciones y respuestas del público. Si la gente opina o cuenta sus experiencias, escúchenlos y respóndanles.

¿Qué es y qué no es el periodismo de marca?

En una era en la que circula tanta información por internet, nuevos conceptos nacen constantemente y es fácil terminar confundido. El concepto de Brand Journalism, o periodismo de marca, resulta particularmente confuso ya que las líneas que lo separan de otro tipo de contenidos comerciales son muy tenues.

El periodismo de marca, en pocas palabras, se refiere a contenidos generados por una empresa para alimentar a su audiencia, sin que estos contenidos ofrezcan información comercial (al menos, no abiertamente).

Ahí es donde se diferencia de los publirreportajes, por ejemplo, que son contenidos escritos por periodistas para ser publicados en un medio específico, pero con un tinte claramente orientado a generar un “lead” de ventas para la compañía que pagó el publirreportaje.

Para poder clarificar el concepto de periodismo de marca, primero hablaremos sobre lo que no es para luego ahondar en lo que sí es.

El periodismo de marca NO es:

  • Contenido pagado para que los medios lo publiquen.
  • Artículos de opinión escritos por un vocero de la empresa.
  • Branded content o contenido de la marca. Aunque el periodismo de marcas incluye contenido de una marca comercial, no todo el branded content es periodismo de marca.
  • Content marketing o marketing de contenidos. El periodismo de marcas tampoco obedece a criterios de marketing; en todo caso, una buena labor de marketing ya ha dado a conocer previamente la marca y sus rasgos principales, facilitando la relación entre la marca y el mensaje que recibe el público.
  • Difusión de información corporativa que no suele ser lo suficientemente atractiva.

Entonces, ¿qué ES el Brand Journalism?

  • Contenidos generados por una empresa para satisfacer las necesidades de información de sus audiencias. Las marcas son ahora un medio de comunicación directo, sin necesidad de intermediarios que “curen” sus contenidos o el mensaje que envía a sus audiencias.
  • Contenidos no comerciales, que no incluyen un mensaje de marketing o ventas de forma evidente. La creación de los mensajes se define por los intereses de la audiencia y no por los conceptos o servicios que busque difundir el departamento de marketing o de relaciones públicas de la organización.
  • Contenidos basados en investigación y datos duros que pueden ser publicados y difundidos por los medios de comunicación, alcanzando así a un mayor número de posibles seguidores de la marca. Los medios de comunicación tradicionales no siempre pueden cubrir los acontecimientos directamente relacionados con una marca y sus seguidores, sobre todo con el enfoque que interesa a la audiencia; pero si el contenido es útil, los medios lo difundirán. Los contenidos generados con esta perspectiva son actuales, basados en hechos, transparentes y de valor para el receptor del mensaje.
  • Historias contadas por la empresa o por los clientes de la empresa. Narraciones con enfoque periodístico desde la perspectiva del cliente o usuario de la organización o marca comercial.
  • Contenido enfocado en mejorar o aumentar la confianza en una marca; destacar la experiencia de una organización en un área en particular; divulgar la filosofía de una empresa; aumentar la lealtad de los seguidores, etc.
  • Al ser piezas de contenido generadas con un enfoque de periodismo están sujetas a ciertas normas como la autenticidad, la transparencia y el contenido relevante que tienen los artículos periodísticos.
  • Son piezas de contenido especializadas que generan conversaciones en blogs y medios sociales, incrementando así la oportunidad de que las marcas sean más reconocidas.

Algunos ejemplos de periodismo de marca exitoso incluyen la revista CMO.com de Adobe, dirigida a quienes realizan marketing digital innovador; el portal de Coca Cola Company, que ofrece publicaciones en torno a la experiencia de los consumidores y la historia empresarial; el portal de Cisco, una plataforma de contenidos multimedia para ingenieros de redes y sistemas que buscan información de cómo aprovechar las soluciones de Cisco en sus empresas; el portal The Financialist, creado por el banco Credit Suisse para brindar información oportuna a analistas, economistas y bancarios;  el portal Free Press, creado por Intel para difundir sus noticias, reportajes y entrevistas a expertos; el sitio web Business without borders del banco HSBC, el cual se alimenta también de contenidos generados por medios como The Wall Street Journal; y la revista de Red Bull, Red Bulletin, para deportistas.

___

¿Necesita ayuda para generar contenidos atractivos para sus audiencias? ¡Contáctenos! En Perspectiva 8 sabemos cómo hacerlo 🙂

Las relaciones públicas en un mundo híbrido

Mucho se ha hablado del futuro de los medios de comunicación, y es que no es para menos: los hábitos de consumo y uso de los principales canales de comunicación han cambiado sensiblemente, y para muestra un botón, en Perspectiva 8 nos dimos a la tarea de hacer un breve análisis de la situación actual en el Estado de Hidalgo en lo que a cobertura de Comunicaciones, Tecnologías de la Información y Medios se refiere.

Como se observa en el Gráfico 1, la penetración en los hogares hidalguenses de la PC y la Televisión de Paga está teniendo cada vez más cobertura y, de acuerdo con estadísticas oficiales, crecen a tasas de doble dígito, lo cual nos hace suponer que, en conjunto con el internet, éstas serán las tecnologías que desplacen en poco tiempo a la televisión abierta y radio como principales medios de difusión (y si no me creen, pregúntenle a Televisa y TV Azteca).

Gráfico 1

Por otro lado, la adopción de la telefonía móvil en ese estado es aún más acelerada:

65% de la población en el Estado de Hidalgo cuenta con un teléfono celular. Esta es una de las tecnologías de mayor penetración, con las menores diferencias regionales.

Estos datos contrastan con el alcance de los principales medios impresos, ya que a pesar de que éstos se distribuyen en el estado desde hace muchas décadas, aún no gozan de la misma cobertura que la televisión abierta.

Los medios impresos no cuentan con cobertura en la totalidad de las localidades en el estado, siendo los habitantes de entre 25 a 44 años los que adquieren el 70% de los ejemplares.

En resumen, las estrategias de posicionamiento y comunicación deben cambiar a la par de la evolución de la tecnología, medios de difisión y audiencias.

En los últimos años, muchas organizaciones han puesto especial énfasis en desarrollar muchas de sus estrategias de comunicación en torno a los medios digitales, sin embargo, hemos notado que la mayoría de esas organizaciones no han diseñado un plan de acción que les permita hacer eficientes los canales de comunicación digitales.

Cuando decidimos montarnos en la ola digital para la difución de nuestro contenido, ¿hemos resueltos las siguientes preguntas?: ¿Quién es nuestra audiencia objetivo? ¿Qué redes sociales son las más adecuadas para nuestro mercado? ¿Qué tipo de interacción debería haber con otras áreas de la organización (ventas, marketing, operaciones)? ¿Quién va a administrar la  interacción con nuestra audiencia? ¿A través de qué otros canales de difusión vamos a difundir nuestro contenido?

Tomando como ejemplo el caso del Estado de Hidalgo, ¿qué pasa cuando tenemos una audiencia tan diversa? ¿Y cuál debería ser la estrategia de difusión?

Si atendemos los cruces de información en una matriz, tomando en cuenta edad, sexo, nivel socio–económico, grado de estudios, población, etc. (en pocas palabras, nuestra audiencia), la matriz se complica muchísimo, ¿cierto?

De ahí la relevancia de un manejo adecuado de los canales de difusión, en donde tengamos claro que las redes sociales, blogs, internet, etc, son tan solo un canal más, un canal que también debe ser consistente con el resto de los canales como son los medios impresos, radio y televisión. En pocas palabras, busquemos incluir a todos los tipos de audiencia a la cual nos interesa cubrir.

A través de muchos estudios se ha podido determinar que una mala estrategia digital acarrea a las empresas muchas mas consecuencias negativas de lo que podría suceder en los medios tradicionales.

Pensemos en esto, cuando escuchamos, leemos o visualizamos una campaña imprecisa, o difícil de asimilar, o poco atractiva a través de medios tradicionales, las organizaciones pueden suspender de una forma relativamente fácil dicha campaña; sin embargo, en los medios digitales, corremos el riesgo de que dicha campaña sea reproducida indefinidamente en las redes sociales ocasionando daños incalculables a las organizaciones… ¿han escuchado del efecto Doppelgänger?

En mercadotecnia, una imagen de marca Doppelgänger se refiere a la variedad de imágenes y significados despectivos acerca de la marca que circulan en la cultura popular. La imagen de marca Doppelgänger puede socavar la autenticidad percibida sobre la historia emocional de la marca y, por lo tanto, el valor de identidad que la marca ofrece a los consumidores.

Otro de los riegos que corremos es cuando nuestra estrategia de comunicación digital no está sincronizada con la difusión de nuestros medios tradicionales, ya que esto crea confusión y poca credibilidad, ¿les ha pasado? Seguramente hemos visto un tipo de contenido en la página de internet de una empresa y otra muy diferente en el periódico.

Regresando al ejemplo del Estado de Hidalgo, el gobierno estatal ha promovido programas de salud y apoyo económico a mujeres emprendedoras de dicha entidad sin mucho éxito, lo cual se debe, entre otras cosas, a una comunicación lineal, poco clara y con falta de cobertura multi canal que sea accesibles para todas.

Nuestro consejo, entonces, es evaluar bien la audiencia, mercado y contenido, involucrando a todas las áreas responsables de crear, vender y difundir los productos y/o servicios. Hagamos un plan integral de medios para evitar contradicciones o confusiones de nuestro contenido para asegurar el éxito de nuestra comunicación y recordemos que en el caso de los medios digitales tenemos la oportunidad de establecer una comunicación bidireccional que nos permitará generar comunidades y audiencias cautivas.

¿Por qué las empresas deberían hacer brand journalism?

Como periodista, todos los días tengo que decidir entre decenas de correos con boletines de prensa cuáles son los que más interés generarán entre los lectores del medio que edito. Muchos de esos boletines se quedan sin leer y se acumulan en mi bandeja de entrada junto con las decenas de correos del día siguiente, y así al otro día, y el que sigue, y el que sigue…

Cada trimestre asigno un día solamente para revisar y depurar mi bandeja de entrada, que para ese entonces suele acumular más de mil elementos sin leer. Al día de hoy, unos días antes de la depuración trimestral, tengo casi dos mil correos sin leer. Por supuesto, se trata solamente de boletines de prensa y servicios de newsletters; siempre doy prioridad a responder los correos de mis colaboradores en la empresa o aquéllos que me llegan con alguna solicitud directa. Así que estoy hablando de casi dos mil elementos de correo con noticias y boletines de prensa que seguramente terminarán en mi papelera de reciclaje.

Entre tantos correos, ¿cómo elegir qué contenido vale la pena rescatar para poder publicarlo? Es una buena pregunta. Después de seleccionar las grandes noticias del momento, ésas que todos los medios deben cubrir aunque sea con una pequeña nota, elijo los correos que ofrecen algún tipo de contenido relevante para mis lectores, no sólo el boletín que responde a las típicas preguntas periodísticas del qué, cómo, cuándo, por qué, dónde y para qué.

No, la nota de prensa, per se, es una cosa trivial. En el competido mundo de los contenidos online, ya no es suficiente con publicar una noticia. Los lectores de hoy buscan algo más. Quieren saber qué está pasando “más allá de lo evidente”, qué están haciendo sus colegas, cómo les afectará la noticia. Si dos fabricantes de productos se unen, la audiencia quiere saber cómo impactará eso en sus hábitos de consumo. Si los fabricantes se separan, los consumidores querrán saber qué es lo que ellos perderán con el divorcio de los proveedores.

Pero más allá de esto, los consumidores buscan contenidos que les den razones para elegir –o descartar– un producto o servicio, con base en las experiencias de otros consumidores. Hay un dicho callejero sobre los puestos de comida: “si tiene mucha gente, es bueno”, haciendo alusión a que un puesto con bastante clientela augura que la comida es buena y segura, pues nadie regresa a comer a un lugar que le provocó un malestar.

Lo mismo aplica para los consumidores de contenidos. Si las audiencias encuentran contenidos donde la gente hable de sus experiencias y recomiende un determinado producto o servicio, entonces los lectores estarán más inclinados a optar por dicho servicio. Y aquí es donde entra en juego el brand journalism.

El periodismo de marca, o brand journalism, permite a las empresas comunicar mensajes a sus audiencias donde los protagonistas son los clientes y no el proveedor. Los clientes son quienes hablan de los beneficios que han obtenido y de esta forma generan reputación de marca invaluable, basada en experiencias reales que promueven mayor receptividad del mensaje.

Pero no sólo los consumidores estarán más abiertos a leer el mensaje del proveedor. Los periodistas también estamos más dispuestos a retomar y publicar contenidos que no estén plagados de “guayabazos” sobre las increíbles características del producto o servicio de un proveedor en cuestión. No. Las historias son más interesantes. A final de cuentas, como decía el periodista, escritor e historiador mexicano Fernando Benítez, “el periodismo es literatura bajo presión”.

Todo periodista tiende a sentirse más atraído por las historias. Y si encontramos una buena historia entre las decenas de correos que recibimos cada día, seguramente la publicaremos. Ergo, la historia de la marca llegará a las audiencias. Y así es como el brand journalism acerca verdaderamente a las empresas con sus consumidores.

Digitalización es clave para mejorar la comunicación con los clientes

 

Las necesidades de los usuarios han cambiado. Hoy buscan adquirir servicios y productos de una forma inmediata, por lo que cada vez es más común que prefieran utilizar aplicaciones en lugar de sitios web para tener una experiencia de compra rápida, intuitiva, eficiente y segura.
Este escenario aumenta la presión sobre los líderes de atención al cliente en las empresas. Las expectativas del cliente en 2017 serán más demandantes e inmediatas, por lo que las empresas deben preparar su estrategia de negocio para 2017 dando un papel principal a la innovación centrada en el cliente digital.
La explosión digital, la rapidez para innovar, la movilidad, la exigencia de una experiencia perfecta y la atención en tiempo real se suman también a los factores que determinarán el éxito o fracaso del servicio al cliente.
Un elemento más que se destacará dentro de las expectativas del cliente para 2017 será la demanda de atención proactiva personalizada o “personalized proactive engagement”, como se conoce a nivel internacional.
De acuerdo con Asier Bollar, director de marketing de Aspect para Latinoamérica, los consumidores exigirán el contacto durante todo el ciclo de su relación, recibiendo la información necesaria que anticipe su siguiente paso como cliente: recomendaciones de compra, recordatorios con opciones de pago, notificaciones y agradecimientos.
Aquí es donde los esfuerzos de comunicación empresarial deben apalancarse con tecnologías de información innovadoras, que ayuden a transmitir el mensaje adecuado a las audiencias objetivo en el actual contexto que ha transformado tanto los negocios, como la forma en que las empresas se comunican con sus audiencias.
El ejecutivo de Aspect dijo que para transformar cualquier actividad empresarial en el mundo digital habrá dos prácticas claves: primero, anticipar y monitorear continuamente cambios y sus tendencias; segundo, incorporar la inversión en tecnología.
De acuerdo con el Global Center for Digital Business Transformation (DBT Center), la disrupción digital sacará del mercado a casi el 50% de las empresas en los próximos cinco años.


Bollar recuerda que esto ya ocurrió, no hace mucho, cuando Blockbuster rechazó la oportunidad de comprar la entonces pequeña Netflix por $50 millones de dólares. “Ignorar la tendencia disruptiva la sacó del mercado. Otras empresas como Kodak sufrieron con el cambio, así es que no es descabellado que los encuestados afirmen que cuatro de cada 10 empresas líderes en cada industria serán desplazadas por la disrupción digital en cinco años”, manifestó Bollar.
Y usted, ¿dónde quiere ubicar a su empresa en cinco o diez años? ¿Sabe cómo vincular su estrategia de comunicación empresarial para enviar el mensaje adecuado a sus audiencias objetivo, a través de los actuales medios de comunicación?

_
En Perspectiva 8 sabemos cómo ayudarle. Permítanos contarle cómo lo hacemos.

Contacto

¿Tienes una idea o proyecto sobre
el que te gustaría conversar?

Escríbenos o llámanos.


Correo electrónico: contacto@perspectiva8.com
Teléfono: +52 (55) 3888 4236